La bombilla eterna de Livermore

2
diciembre 17, 2015

La bombilla eterna de Livermore

Cómo curiosidad histórica os queremos explicar un particular caso que sucedió en la estación de bomberos de Livermore-Pleasanton, California. Allí se encuentra un objeto muy particular y exento de la criticada obsolescencia programada, hablamos de una bombilla incandescente, que posee una característica que le hace salir de la cotidianidad, lleva 110 años encendida (sin contar los 22 minutos que estuvo apagada durante el  año 1976, cuando la sede del cuartel de bomberos de Livermore se trasladó a sus nuevas instalaciones).

La bombilla eterna de Livermore

Fue creada por la extinguida empresa Shelby Electric, su filamento de carbono está perfectamente aislado por la ampolla de vidrio. El filamento opera en vacío y no en un espacio relleno de algún gas noble, como es común en estos artefactos, esto hace que al carecer de aire por el cual transmitiría el calor esta bombilla opera prácticamente en frío.

Debora Katz, físico de la Academia Naval de Estados Unidos, estudió a fondo las propiedades físicas de la bombilla sin obsolescencia programada de Livermore. Para ello, y ante la imposibilidad de estudiar la bombilla original sin a pagarla, la investigadora se hizo con una antigua (no funcional) réplica de la misma, también fabricada por Shelby Electric Company a finales del siglo XIX.

Un filamento más grueso:

“La bombilla de Livermore, explica Debora Katz, se diferencia de dos formas de una bombilla incandescente contemporánea. En primer lugar, su filamento es unas ocho veces más grueso que el de una bombilla actual. Y en segundo lugar, ese filamento, posiblemente hecho de carbono, es semiconductor”

Esta bombilla ha sido testigo de la evolución tecnológica y social que nuestra sociedad ha vivido en este centenario, comenzó alumbrando las cuadras de los caballos que tiraban de los carros de la época y actualmente luce tenuemente contrastando el brillo de los actuales camiones de bomberos.

Este peculiar objeto se ha convertido en un icono para motivar a los bomberos a llevar a cabo sus interminables jornadas laborales ya que ella cumple las 24 horas del día los 365 días del año.

Actualmente el publico dispone de una webcam para disfrutar de esta curiosidad histórica y verificar que esta reliquia cumple sus funciones sin flaquear en ningún momento

Aunque parezca extraordinario esta curiosidad histórica tiene ciertos “competidores”  como la de Forth Worth, en Texas, que actualmente luce en el Museo Stockyards de esa localidad y que fue instalada en septiembre de 1908. O la que luce desde 1912 en la tienda de suministros Gasnick, en Nueva York. O la que lleva encendida desde 1926 en otro cuartel de bomberos, el de la ciudad de Mangum, en Oklahoma.

Este es un ejemplo del cambio de mentalidad en la sociedad, antaño primaba la calidad y la durabilidad ante el diseño y la imagen y no existía la actual y polémica obsolescencia programada.

bombilla livermore


LEAVE A COMMENT